Kit maquetas edificios

Fabricantes

Promociones especiales

Productos más vistos

Maqueta Palacio Guevara Treceño Ver más grande

Maqueta Palacio Guevara Treceño Aedes Ars 1:50

1050

Nuevo

Maqueta Palacio Guevara Treceño Aedes Ars 1:50.

 

Treceño - España - S. XVIII
Escala: 1/50
Nº aprox. Piezas: 3.700
Dificultad: 6/10
Medidas (Mm.): 300 x 330 x 215

Más detalles

2 artículos

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

31,50 €

Más

Maqueta Palacio Guevara Treceño Aedes Ars 1:50.

El monumento y su historia

El Palacio de Guevara es un palacio barroco montañés del Siglo XVIII, construido en torno a una torre medieval, que ha sido cuidadosamente restaurado con los mismos materiales de la época y transformado en un moderno y acogedor establecimiento hotelero. Está situado en Treceño, en el camino entre Cabezón de la Sal y San Vicente de la Barquera, próximo a Comillas, al Parque Natural de Oyambre y a la Reserva Natural de Saja-Besaya, en Cantabria, España.
Ofrece 16 habitaciones, 3 de las cuales son especiales, servicio de cafetería y un esmerado restaurante.

El monumento y su historia
La puerta nueva de Bisagra se encuentra en la provincia de Toledo, en España.
Denominada Puerta Nueva, para diferenciarla de su homónima "la Vieja", ambas de origen árabe, aunque a la Nueva sólo le queda de árabe el nombre de Bisagra, de "Bib-Shala" o "Puerta de la Campiña" y algún resto de arco de herradura en el interior.
Su fachada exterior se levanta entre dos torreones circulares con la parte superior de sillería almohadillada. En el centro se abre el arco de ingreso, también almohadillado. Sobre él, luce el escudo imperial de la ciudad, rematado por un frontón. A la fachada exterior le sigue un patio y otro cuerpo interior con torreones cuadrados, ventanas y chapiteles con tejas policromadas.
Su historia es poco conocida hasta su restauración a mediados del siglo XVI, en 1550. Existen datos de su cesión por Alfonso VIII de Castilla a la cercana iglesia de Santiago del Arrabal en el siglo XII.
La remodelación del conjunto obedece a la necesidad de optimizar el paso entre la ciudad y el recién construido hospital de San Juan Bautista, llamado también del Cardenal Tavera.
Fue el arquitecto toledano Alonso de Covarrubias quién dirigió las obras de la remodelación, prolongándose éstas hasta mediados del siglo XVI, ya bajo el reinado de Felipe II y dirección del arquitecto Juan Bautista Monegro. Aunque el verdadero artífice y artista de la remodelación fue Covarrubias.